Chaine de production responsable

CADENA DE
PRODUCCIÓN RESPONSABLE

Nos hemos adaptado de modo que nuestro impacto positivo sea el máximo en todas las fases, desde la producción de materiales empleados en la confección de nuestros productos hasta el transporte y el embalaje, reduciendo al mismo tiempo nuestro impacto negativo en el medio ambiente.

¡Descubre nuestra trastienda!

74%

de nuestros productos son confeccionados en fábricas auditadas sobre sus prácticas sociales y medioambientales.

32%

de nuestros elementos textiles son fabricados en centros próximos de nuestra propiedad, en Hungría y en Túnez (2020).

Nuestros partners en la producción

Para conocer la totalidad de nuestra cadena de producción, es necesario dedicar una atención cotidiana a la relación que mantenemos con nuestros proveedores y partners.

Tenemos una visión muy clara del primer nivel de proveedores (nivel 1 para la confección de nuestros productos), así como de una gran parte del segundo nivel de proveedores (nivel 2, los fabricantes de materiales).

Para tener una visibilidad del 100% de nuestra cadena de producción en 2023, tenemos previsto desarrollar una iniciativa de transparencia.

Auditorías sociales y medioambientales

Para incitar a nuestros partners a una producción más responsable y supervisar su evolución, hemos implantado unas políticas de auditorías sociales y medioambientales.

Entre otros instrumentos, empleamos el marco de referencia SEDEX SMETA (4 pilares).
Se trata del formato de auditoría más empleado en el mundo.

Se centra en la salud y en la seguridad de los trabajadores del centro de producción, normas de trabajo en el país correspondiente (salarios y jornada laboral), impacto medioambiental del centro y, por último, la ética comercial.

Código de buena conducta

Toda colaboración con un partner de producción implica que este firma nuestro Código de Buena Conducta, en el que se expone lo que esperamos de nuestros proveedores en el ámbito de derechos humanos, prácticas comerciales, relaciones de trabajo, salud, seguridad y otros asuntos relacionados con las prácticas responsables y duraderas.

Descargarse nuestro Código de Buena Conducta

Transportes

Así se repartieron los modos de transporte de los productos que recibimos de nuestros proveedores en 2019:

67% por vía marítima (Asia)
14% por vía aérea (aunque trabajamos para reducir esta proporción cada temporada)
8% por camión (Europa próxima)
10% por ferri (Túnez)

7% de nuestras emisiones de CO2 proceden del transporte de nuestras mercancías, y el transporte aéreo, gran generador de CO2, representa 93% de este impacto.

Para reducir nuestras emisiones de CO2, queremos priorizar al máximo los modos de transporte de nuestros productos por vía marítima. Actualmente, estamos probando el transporte ferroviario desde China, para reducir aun más nuestro impacto y aumentar la reactividad.

Embalajes

Para embalar y proteger los productos durante su transporte desde el lugar de producción y durante su almacenamiento, la industria textil utiliza desde hace tiempo unas bolsas de plástico llamadas “polybag”.

Estamos sopesando soluciones para cambiar de materiales y reducir la cantidad de polybags empleados cada temporada, pero es difícil y casi imposible prescindir totalmente de ellos.

  • Actualmente, nuestros polybags se fabrican sobre todo con polietileno de baja densidad (LDPE), que sustituiremos progresivamente por unas alternativas recicladas.
  • Utilizamos alrededor de 1,5 millones de polybags al año, lo cual representa unas 45 toneladas de plástico. Queremos replantearnos nuestro modelo para reducir este consumo y eliminar los polybags donde sean innecesarios.

Estamos estudiando asimismo la posibilidad de usar bolsas reutilizables para enviar nuestros productos a los consumidores a través de nuestra web. Se trata de un concepto que haremos general en 2024.

Gestión de productos químicos

Nuestra prioridad es fabricar productos exentos de sustancias químicas que puedan ser nocivas para la vida humana o el medio ambiente. Por ello, hemos elaborado una lista de sustancias químicas que no queremos tener en nuestros artículos (Restricted Substance List / RSL). Esta lista se transmite a nuestros partners de producción para informarles de las sustancias indeseables que excluimos de nuestros procesos de fabricación, de modo que estén ausentes en los productos finales.

Hemos elaborado nuestra RSL según criterios exigentes basados en textos normativos europeos (REACH) y otros internacionales, pero también en criterios impuestos por marcos de referencia más estrictos, como Bluesign®, Global Organic Textile Standard (GOTS) y, en particular, Oeko-Tex® Standard 100 en su versión DETOX to ZERO, iniciativa presentada por Greenpeace en 2011.

Año tras año, modificamos esta lista conforme a la normativa y a los nuevos hallazgos sobre riesgos generados por el uso de determinadas sustancias para la salud y el medio ambiente.

96%

de nuestros materiales están certificados Oeko-Tex® o Bluesign.

Estrategia de fin de los PFC

El tratamiento deperlante aplicado en nuestros tejidos exteriores hace que las gotas de agua rueden por la superficie de la prenda sin impregnarla. Este tratamiento químico esencial para el funcionamiento de las chaquetas imper-respirables se componía habitualmente de sustancias “carbonofluoradas” (PFC). Desde la publicación del informe de Greenpeace en 2011, se atribuye a estas sustancias un efecto nefasto en la salud humana y en el medio ambiente. Así pues, hemos sustituido progresivamente estos tratamientos deperlantes para evitar dichos problemas.

Estamos cambiando progresivamente nuestros tratamientos deperlantes, de modo que estas sustancias desaparezcan de nuestros productos de aquí a 2025.

81%

de nuestros productos con tratamiento deperlante son PFC free.

Regreso
A NUESTROS 6 PILARES